Sang naua

Tot soent se parle deth besonh d’incorporar « saba naua » coma forma de renauiment d’un projècte, d’ua institucion, d’un partit, d’ua associacion. Ager podíem liéger enes diaris era expression « sang naua », en madeish sens, dilhèu coma forma mès viua e illustrativa. Tant era ua coma era auta, córrer que córrer pes sòns conductes, son vida que cor. E de viatges, fòrça viatges, ei sang que cau, e de vertat, tan arròia e ludenta que mos hè a virar eth cap. Era associacion de Donants de Sang dera Val d’Aran a organizat ua caminada pes carrèrs de Vielha (10 d’abriu, entàs 17.00 h, ena plaça dera Glèisa) damb motiu deth dia mondiau deth Donant de Sang, que se celèbre enguan en Barcelona. Vides que corren pera sang naua que tanti an de besonh. Sang naua que se balhe en un gèst senzilh e tan precís coma era agulha que tot just que punche. Mès non ei sonque sang que se da, son es nòsti talents per guarir e suenhar (e suenhar-mos) e portar ua vida mielhor, mès confortabla. Sang naua que mos dam, alavetz eth dia 12 d’abriu, en palai d’Espòrts (d’11.30 h a 21.00 h).

Advertisements

El discreto encanto de vivir y dejar vivir

EL ARTE DE NO MOLESTAR 
J. ERNESTO AYALA-DIP 
Hace unas semanas, en su columna habitual en un suplemento dominical, la escritora Soledad Puértolas se refería a la artista vanguardista suiza Sophie Taeuber-Arp como « una mujer extraordinariamente silenciosa y discreta ». Quise imaginarme un minuto de esa mujer ejerciendo esa cualidad que destaca nuestra autora, y no pude más que imaginármela como una persona que no molestaba: no sé si Puértolas apuntaba en este sentido: pero a mí me gusta pensarlo así: el silencio y la discreción de los que no quieren molestar. Eso me recuerda a ese personaje de Dickens, creo que era el doctor Chillip en David Copperfield,que atravesaba las puertas de costado para ocupar menos espacio, no fuera que chocara con alguien y le produjera alguna innecesaria molestia.
No pocas veces en nuestras vidas nos hemos topado con personas que apenas emiten escuetos vocablos, actitud diagnosticada con claridad coloquial: « Este no habla para no ofender ». O para no molestar, que también se podría traducir. Y es verdad que hay personas que apenas parecen que existen: se las ve, se las escucha pero mucho se cuidan de entrar en cualquier sitio como un elefante en una cacharrería. Ponen extremo cuidado en no interferir allí donde ellos pudieran considerar un engorro en vez de una solución. Nada más lejos de sentirse agentes de una injustificada perturbación.
Durante mucho tiempo me costó entender porqué un conocido con el que me une una relación profesional termina siempre sus misivas electrónicas con un infaltable « Y perdona las molestias ». Nunca alcanzo a visualizar qué molestias pueden ser esas. Al final un día no tuve más remedio que llegar a la siguiente conclusión: hay gente milagrosa que ha venido al mundo para hacer el menor ruido posible. Ponen mucho celo en no ponerse en el medio cuando uno pasa. Como el personaje dickensiano, se encogen para facilitarnos nuestra comodidad. No tiene su comportamiento nada que ver con la poquedad de carácter, contra lo que en primera instancia pudiera interpretarse. No esgrimen su discreción por temor a ninguna reconvención. Sencillamente se cuidan de no agredir la serena existencia de su prójimo.
Voy a citar tres ejemplos literarios para ilustrar esta categoría de seres humanos, probablemente hoy más que nunca tan necesarios para hacernos la vida un poco más llevadera, dada la poca capacidad que tenemos para neutralizar las mayúsculas tragedias humanas que nos circundan, y ya no digamos entenderlas. 1:en Las horas completas, una novela de Luis Mateo Díez de consistente voz y dibujo cervantinos, su protagonista se autoinculpa de pertenecer a ese grupo humano que « están en el mundo para estorbar ». 2: en la misma estela cervantina del escritor leonés, Juan Benet, en su ensayo La inspiración y el estilo,intentando definir la singular posición disidente de Cervantes en la sociedad de su tiempo, nos dice que el autor de El Quijote no coincidió en la forma con sus contemporáneos, con Quevedo por ejemplo, en la construcción de ese estilo literario del menosprecio al Estado, el casticismo: simplemente su operación estilística va por otros derroteros: « no quiere ser molestado, y para eso, lo primero que tiene que hacer es no molestar ». Estamos también en nuestro derecho, sin invalidar la rica sospecha teórica de Benet, a creer que si Cervantes no molestaba, no era exactamente por un cálculo egoísta. Y 3: en un poema tituladoConsideraciones biográficas, del último libro del poeta Francisco Ferrer Lerín, Fámulo, se dice: « Hablo / de familias como la mía, que / todo lo deben al amor / por la aventura y / al temor / a molestar… ». El temor a molestar.
El vecino que pone la radio a todo volumen. El individuo que intenta colarse en la fila del supermercado. El compañero de asiento del AVE que no para de desgranarnos su vida privada y profesional por su teléfono móvil. El lenguaje soez de algunos famosillos en las tertulias televisivas. El alumno que no atina a valorar las enseñanzas de sus profesores. Los improperios chulescos de algunos comunicadores de radio. Las preguntas inoportunas. La información que no nos sirve para nada. El que come palomitas en el cine. El que se ríe durante una película cuando no corresponde hacerlo. (También está el que no se ríe cuando toca, pero eso ya depende de cómo gestiona cada uno su sentido del humor, aunque, de todos modos, también molesta). La gente que no atiende cuando se le habla.
Hay en el arte del no molestar una elegancia entre ética y estética que no se aprende en ningún sitio. Contar tu vida a alguien cuando nadie te lo pide, por ejemplo, puede ser indicio de esa falta de elegancia. Si incurres en ello, es altamente probable que estés molestando, independientemente de que la víctima de esa escasez tuya, por educación y por no molestarte, se resigne a escucharte. Tengo un amigo que me dice que si hay algo que siempre le ha molestado es que alguien le inflija, para utilizar un verbo muy borgiano, su último poema. Se amparaba en unas palabras de Horacio, a las que, según decía muy doctoralmente, acudió Montaigne para ilustrar una de sus reflexiones. Decía Horacio que él nunca recitaba sus versos « a cualquiera, sino a los amigos y cuando se lo ruegan… no como algunos que no tienen reparo en hacerlo en los baños públicos ». Silencio, discreción y ese educado arte de atravesar las puertas de perfil.
(El País, 30/03/2010)

Nau Testament

Mossen Jusèp Amiell a revirat ar aranés eth Nau Testament, aqueth corròp de vint-e-sèt libres que neurís eth còrpus doctrinau deth cristianisme. Ath recuelh tanben se li coneish damb eth nòm de naua aliança, era que sagète damb es òmes aqueth diu pare per miei deth sòn hilh òme. Damb aguesta arrevirada, Amiell a passat a formar part des proòms aranesi que, amassa damb Mn. Nart e Mn. Condò Sambeat, an hèt der aranés ua lengua de cultura e excelléncia, atau coma rasoèc eth sindic ena presentacion, dies dempús dera publicacion d’Era plaça deth diamant de Rodoreda, en version de Manuela Ané. Libres coma aguesti placen er aranés ena universalitat, coma un esturment util en toti es registres e signe des temps en qué viuen es sòns parlants. Eth Nau Testament d’Amiell respècte damb bon resultat eth parlar dirècte, pedagogic, mès lèu popular, que reflectissen era màger part des sòns escrits. “Erosi es praubi, pr’amor qu’eth Règne de Diu ei vòste” (Lc 6, 20), revire Amiell, en referéncia a un des èishi programatics de Jesús. Coma lector inexpèrt, permetetz-me remercar er hiu que semble qu’estaque cada libre d’aguest corròp literari, culturau e religiós, hònt maxima d’inspiracion artistica (pensi, per exemple, ena mès grana adaptacion cinematografica: er Evangèli segontes Matèu de, clar, Pasolini, dedicat a Joan XXIII): tot eth ei ua invitacion ara esperança e ara misericòrdia, ara confidança totau ena persona, laguens d’un cambi de pensada e de vida. Tostemp i trobaratz ua contraposicion entrè çò de vielh dolent e çò de nau mielhor, en aguest cant universau que, ara òc, podem liéger en aranés.

(Diari Segre, 27 de març de 2010)

Per un autogovèrn util

En pògui dies, s’an succedit eveniments fòrça importants entà Aran. En prumèr lòc, cau destacar era inauguracion dera naua residéncia geriatrica Sant Antòni, amiada a tèrme peth Conselh Generau d’Aran damb ua inversion de 2,2 milions d’èuros e un aument de 24 places naues entara nòsta gent grana. Ua actuacion que da compde deth fèrm compromís deth Govèrn aranés de cap tara gent grana e eth benèster d’aqueri que mès ac an de besonh.

Era inauguracion deth centre, damb ues dependéncies plan dignes, a compdat damb era preséncia deth president José Montilla, qu’a avertit que « ua societat que non suenhe ara gent grana non ei solidària; ua societat que non compde damb era experiéncia dera sua gent grana non ei intelligenta, ne sostenibla ». O coma a soslinhat eth sindic Francés Boya, eth país ei çò qu’ei gràcies ar esfòrç des qu’an possat aguest país e aué an de besonh dera nòsta ajuda.

Damb apòstes coma aguesta, eth Conselh Generau demòstre qu’er autogovèrn aquerís tot eth sòn sentit quan le metem ath servici des persones, entà hèr qu’era sua vida sigue mès confortabla, mès autonòma, mès erosa, totun, entà arténher ua societat mès fòrta e coesionada, damb mès oportunitats entà toti. Un autogovèrn util, qu’apròpe e mielhore era gestion des ahèrs comuns, mèrque eth pas dera propòsta politica des òmes e es hemnes d’Unitat d’Aran.

En referéncia ar autogovèrn, non cau deishar de hèr mencion as paraules qu’eth president a prononciat en aranés entà advocar per acòrd damb eth Conselh Generau entà « respectar era personalitat e era singularitat dera Val d’Aran », ena naua lei de vegueries. Ua volentat d’entenuda qu’a tanben era experiéncia contrastada ena collaboracion fructifèra entre eth Conselh e era Generalitat entà amiar entà dauant projèctes que drevelhen naues esperances, gràcies as oportunitats que s’aufrissen en tot daurir ua naua residéncia, un nau institut e, ath delà, un nau Palai de Justícia d’Aran, inaugurat tanben era setmana passada, en tot compartir projèctes coma eth dera reforma e ampliacion der Espitau, en tot compartir, totun, eth besonh d’ua vida mès plea en Aran.

José Maria Castellà

Era eternitat se base dilhèu en rebrembe que passe de generacion en generacion. Ei era esperança que demore quan era mòrt, impacienta, ja non demore. Aguesta, era mòrt, arribe tostemp lèu. Massa lèu. José Maria Castellà a mòrt massa joen, ara que tot just començaue ua naua vida ena sua estimada Val d’Aran e en compromís public damb era, coma conselhèr generau e còsso der ajuntament de Bossòst. Òme prudent, tranquil e brave, plan entendut en món der audiovisuau e tanben des telecomunicacions. N’ère eth sòn mestièr. Quan la’c demanauem, tostemp auie a punt un exemple plastic, ua comparança illustrativa entà compréner ce qué explicaue. “Açò ei coma…”, solie començar. E tanplan que foncionaue eth sòn metòde, atenuda era nòsta inexpertesa en món des chips, era causa digitau e toti aqueri invents qu’as òmes de letres se mos escapen der entendiment. Politic revelacion a compdar d’un miting memorable en cine de Bossòst, compdaue damb ua capacitat d’iniciativa de viatges susprenenta. Coma se sòl díder, auie vision dera jogada. De hèt, signe d’aguesta intelligéncia n’ère era fina ironia, que toti es que l’an coneishut rebremben damb un arridolet de malenconia, e dilhèu aqueth bon víuer des òmes en patz damb eri madeishi, de chapèu en cap, diari dejós deth braç e es mans caperades ena pòcha de fosc abric. Aguesta ei des darrères imatges que d’eth rebrembam. Ara sonque demore era esperança deth rebrembe, aquera eternitat seculara, perque, ac sentencièc dejà Epicur, “toti se’n van d’aguesta vida coma se l’acabèssen de començar alavetz”. José Maria, talament.

¿Dónde están?, ¿qué piensan?

El proceso « veguerial » ha permitido desvelar la actitud de unos y otros. Ha demostrado con suma claridad que, efectivamente, todos los políticos no son iguales. La política democrática es un continuo diálogo y una continua contraposición entre proyectos e ideas. Nada más sano. Sin embargo, el « juego » político requiere de cierta honestidad que permita aportar confianza y madurez. La sociedad es muy exigente y los políticos tienen que serlo en la misma medida.

El síndic Francés Boya está dando muestras suficientes de estar a la altura de lo que merece Aran en el nuevo mapa territorial. Se ha plantado cuando ha sido necesario y no ha tenido remilgos en exigir ese trato que Cataluña reclama muchas veces a las instancias estatales. Y todo ello lo ha hecho con luces y taquígrafos, en las negociaciones, en los foros mediáticos cuando se le ha requerido, diciendo lo mismo en Aran o en Barcelona, por si a alguno todavía no le ha quedado claro.

Por supuesto que le ha quedado claro. Ése es el problema: la actitud inquebrantable del síndic ha tambaleado los cimientos sobre los que se construyó el proyecto convergente, que creía tener la exclusividad de la defensa de los derechos del pueblo aranés. El rey destronado está desnudo y todavía no se dio cuenta.

Sólo hay que ver cómo la corte de la CiU aranesa afila cuchillos en el palco del Parlament, esperando el voto del síndic en el pleno para dar trámite a la ley de veguerías. Pero, el chasco ha sido monumental, porque el síndic se ha abstenido, votando diferente de sus compañeros de grupo. De hecho, antes de los cuchillos, ya se lanzaron ataques preventivos. Y se siguen lanzando por quien parece que ha tomado el relevo del anterior jefe de comunicación con el exsíndic Barrera.

Hablo, por supuesto, del secretario general de CDA y regidor en el Ayuntamiento de Vielha, que no duda en hacer uso de la correspondencia privada y de las redes sociales para hacer política de la única manera que saben: creando confusión y, especialmente, ensañándose contra la persona del síndic, que a veces ni merece tal consideración.

Y crean confusión porque, en verdad, están muy confundidos. Sólo hay que ver el vídeo tan elocuente que ha publicado Álex Sirat sobre la intervención de la diputada del PP en el debate sobre las enmiendas a la totalidad a la ley de veguerías. No se entera de nada la ilustre señora.

Por cierto, ¿dónde estaba Artur Mas cuando se votó el inicio del trámite? Si tan trascendental es para el futuro de Aran, si tanto daño puede hacer el maléfico tripartito organizando el territorio catalán, ¿por qué el líder de CiU se escabulle? Todos conocemos la negativa del síndic y UA a formar parte del Alt Pirineu, pero, hay que insistir, ¿qué piensa CiU sobre Aran en el nuevo mapa territorial? Todavía hoy no lo sabemos.

Prumèr, eth país

Es principaus diaris destaquen aué era abstencion deth sindic d’Aran, Francés Boya, ena votacion sus es esmendes ara totalitat ara lei de vegueries, un hèt qualificat pera màger part d’aguesti rotatius coma un « trencament dera disciplina de vòt », perque ena votacion deth Sindic a pesat mès eth factor institucionau e de país, que non pas eth partidiste. Non toti se’n pòden vantar, d’aguesta actitud e posicionament! Entre es diuèrses croniques que s’an publicat, vos recomani es deth diari Segre (« El tripartit veta les esmenes a les vegueries amb l’abstenció de Boya ») e Avui (« El Síndic d’Aran s’absté en les esmenes a la totalitat de la Llei de vegueries i espera canvis »).