El porqué del autogobierno

Aran vuelve a ser noticia. El Senado reconoce por primera vez su singularidad en el marco del Estatut y la Constitución con motivo del 700 aniversario del otorgamiento de la Querimònia, compendio de usos y costumbres que, junto con el aranés-occitano y la cultura propia, han determinado el autogobierno y, por tanto, la identidad aranesa, como así lo refleja la moción presentada por todos los grupos parlamentarios y que ha sido promovida por el senador Paco Boya. Que el Senado, la cámara territorial española (que, sin duda, hay que reformar para desarrollar su cometido federal), brinde este reconocimiento de forma unánime y solemne vuelve a marcar el devenir del pueblo aranés, en un contexto convulso, bajo el influjo de las interdependencias y las tensiones territoriales.

Y es que este pequeño valle ha comprendido que las identidades no se excluyen, se pueden compartir, y que las soberanías cuentan cada vez menos en la configuración de una sociedad democrática, porque impera la necesidad de la justa reciprocidad y la responsabilidad compartida, como señala el profesor Daniel Innerarity en un artículo reciente.

Hecho pues el reconocimiento, toca proyectar esta voluntad para mejorar, en lo posible, el ejercicio del autogobierno, ya garantizado por el Estatut vigente. En este sentido, la moción aprobada ayer en el Parlament recuerda lo obvio: que la misma cámara catalana tiene que trabajar, desde el consenso y el pacto, por una nueva Ley de Régimen Especial, de acuerdo con el mandato estatutario y la voluntad expresada por los grupos del Conselh Generau d’Aran.

Sin embargo, es necesario tener en cuenta que, como nos enseña la historia, el autogobierno no puede ser una finalidad en sí misma, sino que es el instrumento por excelencia para acercar la gestión de los asuntos públicos al servicio de la ciudadanía, en el marco de la coordinación necesaria con otras administraciones con responsabilidades en el territorio y de la cooperación estrecha con otras regiones y comarcas, como piden los alcaldes y los representantes pirenaicos de ambos lados de la frontera reunidos ayer en Bossòst para hacer del Pirineo nuestro gran espacio común.

Es un error reducir el autogobierno, entramado institucional de esa conciencia colectiva de país, a un conjunto de transferencias competenciales por parte de la Generalitat, porque, como muchas veces ha ocurrido, éstas acaban siendo nominales cuando el tutelaje efectivo está en manos del Gobierno catalán y, peor aún, no van acompañadas de la dotación económica suficiente para garantizar la prestación correcta de los servicios.

El autogobierno no puede ser una plataforma para el juego del poder o, dicho de forma más ordinaria, un mero reino de taifas, sino un medio para avanzar en tres aspectos que creemos fundamentales: 1) Asegurar y mejorar la prestación de los servicios y las competencias que ya tiene encomendados el Conselh Generau d’Aran; 2) Acordar un sistema de financiación de estos servicios y competencias más autónomo y estable; y 3) Profundizar la calidad democrática tanto de la representatividad como del funcionamiento de las instituciones de autogobierno. Tres objetivos que confluyen, al fin, en uno solo: el del esfuerzo por contribuir a un bienestar colectivo más justo y equitativo.

Aigua de Garona

Er arriu Garona se mòstre ondulós e aclapant pendent aguesti dies de supausat desgèu, a despiet qu’ara nhèu que torne a quèir li güege partir. Era sason primaverau sage de hèr-se un lòc timid ena Val, mentre er iuèrn, de nhèus regalades, s’i resistís eròicament dehòra deth sòn domeni naturau. Eth cas ei que d’aigua, en vedem ara en toti es cornèrs, per pòc qu’entorniam enlà deth carrèr asfaltat. Rius e barrancs se desbòquen erosi. Vielhes hònts lèu lèu desapareishudes pendent detzenats d’ans renèishen vigoroses, quan tot just en ostiu passat, regretàuem amargament era sequèra inausida en aqueres hònts de montanha a on tostemp, d’ençà de temps immemoriau, auie gessut eth transparent, inodòr e fad liquid, languit peth bestiar e era èrba assedats. Ath cant der arriu, mos sentem complices deth sòn devier. Comparança topica era dera vida que passe e fludís coma er arriu (mès, en vertat, n’era vida passe com qui non passe, mès lèu se precipite coma era nhèu que se hon en tèrra; n’er arriu fludís coma se tostemp corresse tranquillament), aguesta aigua que bronís damb supèrbia rebrembe era non mens tradicionau imatge deth pensador Eraclit, a saber: non ei possible calar-se dus viatges en madeish riu, pr’amor que tot fludís e arren demore (ei a díder, arren non ei), quan dilhèu volec díder: entàs que se calen enes madeishi rius, ues e ues autes aigües corren, perque er aigua banhe era contunhosa fluïditat des causes, que nèishen e se’n van, son e ja non, cambien de lòc e muden era superfícia assolelhada, contra era tèrra densa e consistenta, solida e compacta, a on eth huec (er aute element qu’emplegue) mos desrevelhe en aquerò que, coma era hònt seca, abantes demoraue entutat e ara òc!, eclosione mentre eth temps ac permete. 

(DIARI SEGRE, 18 de mai de 2013)

Quina alternativa?

Tot va plan de prèssa. Hè un an escriuíem un petit manifèst de bones intencions e aué ja mos semble caducat, frut dera vielha politica. Eth creishent desprestigi des diuèrses institucions merite quauquarren mès que paraules recurrentes. Totun, non sonque de pan viu er òme, encara qu’ara còste mès d’aquerir-le. Sense trabalh ne benestança, damb ua amendrida politica publica de proteccion, era injustícia, era indignitat e tanben era indiferéncia des amonedadi se daurissen pas de forma insolita. Es (mali) valors metudi en crisi, coma er individualisme e era competitivitat extrèms, sagen de perpetuar-se sistemicament en tot mudar-se ena pèth coneishuda dera libertat privatizada e es trampes contra es causes de toti. Es cambis se succedissen, mès eth sistèma que voleríem transformar demore impavid. Com concretar es principis modèrns dera libertat, era igualtat e era fraternitat ena societat d’ara?, mos preguntàuem ena prumèra jornada deth procès participatiu que prebotge Unitat d’Aran damb eth nòm Compromís per Aran. Prumèr cau cambiar es valors entà cambiar era societat e desterrar d’un còp era “competitivitat” feròç entà substitusir-la pera “cooperacion” armonica, responie un òme comprometut. Higie de forma originau: En lòc der “autoritarisme” (verticau), fomentem eth “federalisme” (orizontau). Ua gojata defenie era “economia deth ben comun” entà qu’era politica recupère eth sòn sens, ei a díder, eth sòn “radicalisme” laguens d’un procès de “regeneracion”, completaue un aute interlocutor. D’acòrd damb era sintèsi de dus auti, ei ora de plantejar ua “alternativa de futur” entà un “benèster” equitatiu. D’ençà d’un petit cornèr de món, començam atau ua reflexion dubèrta, umila e incisiva entà un prètzhèt tan immens coma tanplan urgent.

(DIARI SEGRE, 4 de mai de 2013)