Hè 700 ans

Er ostiu de 1313, ara hè 700 ans, siguec fòrça moigut entath pòble aranés. D’acòrd damb era relacion istorica recuelhuda en web der Archiu Generau d’Aran, podem confirmar qu’eth 25 de junhsèga, es conselhèrs amassadi ena glèisa de Sant Miquèu de Vielha dan instruccions as deputats entà que balhen fidelitat ath rei Jaime II en Lhèida, a cambi dera confirmacion des furs, privilègis e libertats. Eth 12 d’agost, es sindics e procuradors li prèsten jurament en Palai Reiau dera madeisha vila, en tot reconéisher-le coma “rei e senhor naturau”. E en un dia com ager, 23 d’agost, deth nomentat an, eth monarca autrege era Querimònia en Lhèida, vila que, mès ara man dera aluenhada Val (ara e mès alavetz), torne a èster scenari deth devier d’aguesta istòria singulara, qu’amasse en aqueth moment es usi e costums que ja regien era governabilitat deth país. Damb aguest motiu, convertit en simbèu dera identitat aranesa, era Paeria a dedicat ara Val eth sòn An d’Occitània, per mor tanben dera coneishuda efemeride de Murèth. Ei tot un esfòrç imaginar com deuie èster er Aran d’aqueri tempsi, laguens dera societat pirenènca dera baisha Edat Mejana, a despièch que, damb toti es obstacles des sègles de distància, es istoriaires ac poderien illustrar damb quauqui tasti documentaus. Mès facil ei intuir eth cambi que d’ençà d’alavetz a experimentat eth país, basat ena actualitat en ua economia toristica, fonamentaument de servicis. Er ostiu s’i manifèste coma ua sason que reclame compde de resultats, acusat enguan per ues expectatives negatives en començament (damb eth desbordament de Garona includit), es fruts des quaus s’an reviscolat en agost damb cèrta moderacion. Quauquarren demore, totun, d’ençà deth hons deth temps: eth combat entà que, de forma collectiva, pogam hèr d’aguesta ua tèrra un shinhau mès abitabla. Tan senzilh, e tan dificil. 

(DIARI SEGRE, 24 d’agost de 2013)

Advertisements

Conde d’ostiu

Auien decidit, de forma espontanèa, dinar ena Bassa d’Arres. “Pujam?”, preguntèc Pèir, eth mès escarrabilhat de toti, ath mès estordit, Gaston. “Me’n pòrti a Ròsa damb eth sòn gojat”, higec. E Gaston, qu’acabaue alavetz era jornada laborau, se’n mostrèc d’acòrd. Era prèssa diadera, aguesta vida trepidanta, non les deishaue arturar-se un moment entà aumens conéisher eth beròi paisatge d’a on èren hilhs. Mès, ara fin, aueren ua bona pensada e ua melhor volentat: passar era vrespada amassa. Ròsa, eth gojat e eth mès decidit solien demorar dehòra dera Val. Era sajaue de trabalhar; eth sòn gojat urbanita, autant; e Pèir corsaue un màster, damb era idèa de partir tath país germanic en quau i hadien cap fòrça des sòns compatriòtes. Eth cas ei qu’eth dia s’auie lheuat soleienc, sense cap de broma shordanta. Calie profitar aguest mes d’agost abantes non tornèssen eri tres tara grana ciutat, en tot deishar a Gaston ena val. Era calor ère pro suportabla, encara mès aquiu naut, ena bassa. Guaire hè que non i anauen? Dilhèu d’ençà de ben petits. Es aigües solatjades, com eth sòn nòm indique, son susvelhades pera vèrge dera capeleta auçada ath cant, ena que constituís ua des estampes mès fotografiades deth parçan. Es toristes ja auien ocupat totes es taules e es cashires der airau recreatiu. Es amics se placèren en tèrra, uscladi peth solei agradiu e dirècte, erosi de compartir ua estona ath torn dera vianda ara brasa e eth vin deth morralet. E un veire acompanhe ar aute. Un còp de vin, un còp d’arrir. Solei e gent marchauen. Ròsa e eth gojat ja planejauen era pròplèu escapada, toti amassa. Pèir sonque les aurie d’ahiscar. Mentretant, Gaston, er estordit, persutaue en calar-se ena aigua refrescanta, enquia qu’eth solet dèc eth pas, se desvestic e s’i comencèc a banhar. Ròsa, pensatiua (le rebrembaue paradòt e descuedat), descurbie un nau Gaston, desinibit e de bon veir. Ja trapaue de mens era Val d’Aran.  

(DIARI SEGRE, 10 d’agost de 2013)

¡Hagan lío!: La revolución de Francisco

Un Papa que no juzga a los gais, defiende una teología de la mujer, apuesta por la laicidad del Estado, pide cambios en la Iglesia y clama contra la exclusión social. Éste es el papa Francisco, un « callejero de la fe », obispo de los pobres y los excluidos, el pastor que huele a oveja y sale al encuentro de su rebaño, pasto de la « globalización de la indiferencia », de la « cultura del descarte » y del « clericalismo » autorreferencial, acurrucado en « cobertizos de ideologizaciones o en pertenencias parciales y limitadas », como ha dicho de la Iglesia latinoamericana, aunque aplicable también a muchas de nuestras comunidades.

¡Cuántos cristianos de base le esperábamos sin conocerlo! De ahí nuestro entusiasmo, que no queremos enfriar, porque Jesús es nuestro centro, como recuerda Bergoglio a los jesuitas con los que celebró misa el día de San Ignacio. A muchos nos pasa que, en efecto, « no podemos seguir a Cristo sino en la Iglesia y con la Iglesia », pueblo de Dios, comunidad de fe viva, a pesar, eso sí, de actitudes y jerarquías que en ocasiones se muestran muy poco evangélicas. Pero, al fin, como suele decirse, todos (comunidad de creyentes) somos Iglesia.

Su viaje apostólico a Río de Janeiro (a la « periferia »), con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud, ha sido revelador, como cabía esperar. Sus mensajes son claros y precisos, a la vez que profundos e interpelantes, porque, en continuidad con la vieja tradición cristiana, pone el acento en cuestiones que, últimamente, la Iglesia había descuidado o cuidado muy mal. Jesús también se expresaba con lenguaje sencillo para el cometido al que todos los cristianos estamos llamados: la fraternidad universal. Aquí radica la dimensión que este Papa ha querido darle a su viaje y parece que también a todo su pontificado, empezando por la cruzada necesaria a favor de la igualdad como hermanos que somos al compartir la condición filial para con Dios Padre/Madre (como proclamaba el Evangelio del domingo pasado) y, por tanto, contra la exclusión (« ¡no se dejen excluir! »), con especial atención a los jóvenes y los ancianos.

Francisco ha aseverado que « un pueblo tiene futuro si cuenta con los jóvenes y los ancianos », lamentando el elevado desempleo que padece la juventud por causa de este capitalismo neoliberal que favorece la « cultura del descarte ». Este sistema « se ha pasado de rosca » por su culto al dios Dinero, insiste ante los jóvenes argentinos en un memorable discurso que hemos enlazado encima. Y repite en su cuenta de Twitter« La altura de una sociedad se mide en el trato que da a los más necesitados, a quienes no tienen más que su pobreza ». Para él, la opción cristiana se resume en un eje programático esencial (o « programa de acción »): « las Bienaventuranzas y Mateo, 25 », es decir, caridad y esperanza en el Reinado de Dios (meollo del proyecto de Jesús) para los que no tienen ni una ni otra, porque después de todo seremos juzgados según nuestro trato para con ellos. San Gregorio Nacianceno (s. IV) lo resume muy gráficamente: « Fueron condenados porque no cuidaron a Cristo en la persona de los pobres ».

Por eso, el Papa nos incita a armar jaleo o, en expresión suya, « hacer lío », para que la Iglesia salga afuera, a la calle, porque la fe es revolucionaria y la Cruz un escándalo. ¿Qué mayor escándalo puede haber que el de un Dios hecho hombre (« uno de nosotros »), además pobre y, para más INRI, asesinado como un delincuente callejero? ¿En qué cabeza cabe? ¿Estos cristianos se han vuelto locos adorando a un Dios crucificado? « ¡Hagan lío! ». Claro, no otra cosa podemos hacer, si profesamos nuestra fe en Cristo, pues Jesús la lió y ¡cómo! Francisco no es quizá un revolucionario, pero confía absolutamente en la revolución de la fe, de donde brota la justicia definitiva para las víctimas y los humillados de la historia.