El sínodo

Avanzan los trabajos del Sínodo extraordinario sobre la familia. La « familia », esa palabra con la que a algunos se les pone cara de Vito Corleone. Parece que se respiran aires de cambio en nuestra Iglesia, al menos de cambio de tono: una mirada hacia la misericordia evangélica, donde lo que cuenta es la acogida y el amor para iluminar la realidad de las familias (así en plural). Culminación del Concilio Vaticano II, proclaman algunos. ¡Ojalá! Hoy, más que nunca, dirigimos nuestra oración por el Papa y los Padres sinodales, para que el Espíritu de amor les infunda el discernimiento necesario en el anuncio de la verdadera familia nacida en Jesús, « porque todo el que hace la voluntad del Padre que está en los cielos, es mi hermano, y mi hermana, y mi madre » (Mt 12, 50; Mc 3, 31; Lc 8, 19). Las familias consanguíneas y las realidades particulares de amor, trascendidas por la nueva familia cristiana: universal y fraternal: la comunidad del reino de Dios. Eso es lo que cuenta.

Advertisements

Daissar una responsa

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Cambiar )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Cambiar )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Cambiar )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Cambiar )

Connecting to %s